La aerolínea Qantas realiza el vuelo comercial más largo del mundo

El vuelo comercial más largo del mundo  sin escalas partió de  Nueva York  y aterrizó en  Sydney  el pasado domingo por la mañana, después de recorrer  8,650 millas náuticas, unos 16,000 kilómetros, con un tiempo de 19 horas y 16 minutos en el aire, convirtiéndose en el vuelo comercial de pasajeros más largo del mundo hasta la fecha, pero pronto ese récord podría romperse si la aerolínea continúa probando la ruta Londres-Sydney.
49 pasajeros y tripulantes conformaron el vuelo, que se utilizó para realizar una serie de experimentos para evaluar la salud y el bienestar a bordo. Los datos de estos experimentos se utilizarán para ayudar a definir las listas de la tripulación de vuelo y cómo serán los vuelos de larga distancia de Qantas en el futuro. Las pruebas abarcaron desde monitoreo piloto de ondas cerebrales, niveles de melatonina y atención a clases de ejercicios para pasajeros. La iluminación de la cabina y las comidas a bordo también se ajustaron para ayudar a reducir el desfase horario, según los investigadores y científicos médicos que participaron en el vuelo.

Al llegar a Sydney, el CEO de Qantas, Alan Joyce,  señalo que este  es realmente un paso significativo para la aviación y agrego “Afortunadamente, es una vista previa de un servicio regular que acelerará la forma en que las personas viajan de un lado del mundo al otro. Sabemos que los vuelos de larga distancia plantean algunos desafíos adicionales, pero esto sucede cuando la tecnología nos permite volar más lejos. La investigación que estamos haciendo debería darnos mejores estrategias para mejorar la comodidad y el bienestar en el camino”.
En la práctica los vuelos nocturnos generalmente comienzan con la cena y luego se apagan las luces. En este vuelo, comenzamos con el almuerzo y mantuvimos las luces encendidas durante las primeras seis horas para que coincidieran con la hora del día en nuestro destino. Esto significa que se comenzó a reducir el desfase horario inmediatamente.

 “Lo que ya está claro es cuánto tiempo puede ahorrar. Nuestro servicio regular de Nueva York a Sydney (QF12) despegó tres horas antes de nuestro vuelo directo, pero nos adelantamos unos minutos, lo que significa que ahorramos una cantidad significativa de tiempo total de viaje al no tener que parar ”, agregó el Sr. Joyce

El comandante de Qantas, Sean Golding, quien dirigió a los cuatro pilotos que operaron el servicio, dijo: “El vuelo fue realmente suave. Los vientos en contra aumentaron de la noche a la mañana, lo que nos retrasó al principio, pero eso fue parte de la planificación. Dado el tiempo que estuvimos en el aire, pudimos optimizar la ruta de vuelo para aprovechar al máximo las condiciones”.  “Hubo mucho interés por parte de los controladores de tránsito aéreo al cruzar los espacios aéreos de los diferentes países debido a la singularidad de este vuelo. También recibimos avisos especiales y saludos de las torres de control en Nueva York y Sydney, que no recibe todos los días”.

Se planean dos vuelos de investigación más como parte de las evaluaciones de Project Sunrise: Londres a Sydney en noviembre y otro de Nueva York a Sydney en diciembre. Las emisiones de CO2 de todos los vuelos de investigación serán totalmente compensadas.
Se espera una decisión sobre el Proyecto Sunrise para fin de año. Airbus y Boeing compiten para estar preparados cuando Qantas y otras compañías deseen volar vuelos de ultra larga distancia.

Imágenes por Qantas
0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CONTACTO

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Enviando

©mexicoaeroespacial by ADPMX www.adpmx.com

Ventas:  ventas@mexicoaeroespacial.com

México

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?