A un poco más de cuatro años después de recibir su primer avión F-35A Lightning II, las alas de combate ubicadas en la base de Hill han alcanzado la capacidad de combate total. El término describe un conjunto de áreas de enfoque dentro de las alas de combate 388 y 419: pilotos y personal de mantenimiento completamente entrenado, un lote de 78 aviones y el equipo de apoyo necesario para volar.
Si bien la designación de la capacidad de combate total es un hito importante, el ala ha sido capaz de combatir desde que la USAF declaró su capacidad operativa inicial en agosto de 2016. Desde entonces, los aviones ahí concentrados  han participado en varios ejercicios de combate, siendo desplegados dos veces en Europa y una vez para el Pacífico además de apoyó en dos despliegues de combate en Oriente Medio, incluida una tarea de aviso corto.

«Cada oportunidad de entrenamiento, ejercicio y despliegue que hemos completado en los últimos cuatro años ha sido un trampolín clave para alcanzar la plena capacidad de combate», dijo el coronel Steven Behmer, comandante del ala de combate. «Este es solo el comienzo de operaciones de combate F-35A sostenidas y nos mantendremos enfocados en estar listos para desplegarnos cuando sea, donde sea que se nos necesite«.
Los primeros F-35A llegaron a  la base Hill en septiembre de 2015 y el ultimo llegó en diciembre de 2019. En los años intermedios, los aviadores han estado entrenando y desarrollando tácticas a medida que los sistemas y capacidades de los aviones han madurado.
Alcanzar el equilibrio adecuado de dotación calificada puede ser un desafío al activar un nuevo sistema de armas. El primer escuadrón en levantarse, el 34, comenzó con un núcleo de pilotos que tenían cierto nivel de entrenamiento y experiencia en el F-35A. A medida que el ala comenzó a crecer, ese nivel de experiencia se diluyó, y cada escuadrón ha pasado por un período en el que la mayoría de los pilotos podrían considerarse «hombres de ala inexpertos».

«No teníamos una mayoría de pilotos que habían estado entrenando y llevando a cabo tácticas en el F-35A durante 15 o 20 años. Por lo tanto, la experiencia central es menor «, dijo el coronel Steven Behmer, comandante del ala de combate. «Hemos trabajado duro y logrado el equilibrio correcto en los escuadrones».
A través de ejercicios de gran envergadura como Red Flag, ejercicios locales, piloto instructor y entrenamiento en vuelo, los escuadrones han aumentado drásticamente ese nivel de experiencia. Los pilotos jóvenes, algunos que nunca han volado en ningún otro avión, ahora tienen experiencia de combate en el mundo real.
Cuando los primeros aviones llegaron, alrededor del 50 por ciento del personal de mantenimiento estaba completamente entrenado y experimentado pero ese número disminuyó debido a jubilaciones, retiros  y separaciones.
Desde entonces, ha habido una afluencia de personal nuevo con menos experiencia, y todos los demás encargados del mantenimiento han sido parte de la activación de la capacidad operacional

«Realmente confiamos en nuestro personal más experimentado y, a medida que recibimos más aviones, los distribuimos por todo el grupo para entrenar y equipar las próximas unidades de mantenimiento de aviones F-35A de la manera correcta», dijo el coronel Michael Miles, comandante del 388º Grupo de Mantenimiento. «Cuando tienes la combinación correcta de liderazgo, con el enfoque correcto, pueden empoderar a su gente y todos desarrollan rápidamente la capacidad de mantenimiento».
Cuando el primer avión llegó en 2015, el objetivo era equipar completamente a cada escuadrón con 24 aviones principales asignados y seis copias de seguridad para fines de 2019. Eso se logró en diciembre con la entrega del avión número 78. Durante ese período de cuatro años se recibieron aproximadamente dos aviones cada mes e inmediatamente comenzaron a usarlos. En la primavera de 2016, el 34 ° Escuadrón de Cazas desplegó seis aviones a Reino Unido.
En algunos casos, el proceso de entrega se simplificó tanto que el avión pudo volar en misiones de entrenamiento de combate dentro de las 24 horas posteriores a su llegada a Hill. Esto fue más que conveniente. Significaba que era posible entregar un avión de la fábrica directamente al combate si era necesario.

La tecnología de quinta generación en el F-35A requiere un equipo más especializado que otros aviones. Cada sistema en el F-35A tiene un equipo asociado para mantener las aeronaves cargadas, abastecidas  y volando.
Hay más de una docena de piezas críticas de equipo pesado, desde los generadores de energía estándar y cargadores de armas, hasta los únicos acondicionadores de aire de 13,000 lb para enfriar la aviónica avanzada del avión. También hay otros equipos, como los cascos personalizados de alta tecnología que se integran con los sistemas de misión del avión, y la computadora y la red.

Imagenes: USAF