El Pegasus P-400T, un avión con tecnología mexicana construido en Oaxaca

(C)Leonardo Atilano Ponce 5554014454

Por José A. Quevedo

Uno de los aviones que mas llamo la atención durante la Feria Aeroespacial México 2017 (FAMEX 17) fue el prototipo P-400T de la Compañía Oaxaca Aerospace.  A diferencia de su hermano presentado en el mismo lugar hace dos años este nuevo modelo presenta más refinamientos y un nuevo y llamativo esquema de pintura en camuflaje, en su moderno y vanguardista diseño, pero lo que más llamo la atención a los visitantes fue el enterarse de que es el primer avión diseñado y construido con tecnología totalmente mexicana.

El que México cuente con un prototipo de avión construido totalmente en este país y que además ya se encuentra en fases de prueba estimando que a finales del 2017 vuele por primera, no es cosa menor, sobre todo al considerar que la industria aeroespacial se encuentra en una etapa de consolidación como uno de los sectores económicos más importantes del país ya que por ejemplo México es ya el sexto proveedor de partes aeronáuticas de Estados Unidos y el décimo cuarto a nivel mundial; México es hoy el tercer destino de atracción de proyectos de inversión extranjera directa aeroespacial, solo detrás de Estados Unidos y Reino Unido

Lograr un avión desarrollado totalmente en México, por manos de mexicanos y con tecnología propia en su totalidad, es un sueño compartido por muchas personas. Desde que en los años veinte del siglo pasado cerraron sus puertas los Talleres Nacionales de Construcciones Aeronáuticas, México no había construido, ni desarrollado diseños aeronáuticos propios. En estos talleres se producirían aviones de extraordinaria calidad y manufactura que sirvieron en la aviación militar mexicana durante muchos años, entre su desarrollos podemos encontrar los aviones series “A”, “B”, “C”, “E”, “G” y “H”; este último con notables avances tecnológicos. La naciente industria aeronáutica en México realizó también importantes avances en la ingeniería aeronáutica de esa época, incluyendo una nueva hélice llamada “Anáhuac”, por su diseñador, el Ingeniero Juan Guillermo Villasana, la hélice llegó a emplearse en varias partes del mundo, debido a su trazo aerodinámico que revolucionó la tecnología aérea

(C)Leonardo Atilano Ponce 5554014454

 

Al conjuntar las diferentes especialidades, se llego a la fabricación de cada vez más elementos, hasta alcanzar la totalidad del aeroplano. Así se consiguió que un serie “A” contase con motor “Aztatl” fabricado en los Talleres Nacionales, hélice “Anáhuac” y fuselaje íntegramente nacional. Los Serie “A” fueron empleados con éxito en varias labores como: el primer correo aéreo del país, las primeras maniobras acrobáticas, el primer vuelo nocturno. La producción iniciada en 1917 no cesó sino hasta 1920, cuando su principal promotor, el régimen de Carranza, termino.

Aun así el sueño persistió en varios mexicanos, uno de ellos el ingeniero Raúl Fernández, tuvo la inquietud de qué México no producía sus propias aeronaves fijándose la meta de construir un avión de entrenamiento para pilotos con tecnología desarrollada en México. Fue así como nace la empresa Oaxaca Aerospace, misma que presentó un primer prototipo de Pegasus en FAMEX 15

En 2011 la joven empresa  inicio sus trabajos de diseño, sometiendo el proyecto ante el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) que  apoyó con recursos a través del Programa de Estímulos a la Innovación (PEI)”,  logrando en 2013, el primer prototipo. En la actualidad el primer prototipo se encuentra en pruebas de aceleración ya en pista y pruebas de timón, así como rotaciones ligeras despegando la rueda delantera. Se está en espera de la autorización de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) para realizar las pruebas de levantamiento de la aeronave, las cuales se estima llevar a cabo a finales de este año.

Respecto a las prestaciones del avión Óscar Habib Ponce de León Uribe, supervisor de diseño para Oaxaca Aerospace, en entrevista la Agencia Informativa Conacyt, señalo  que el diseño de la aeronave biplaza, buscaron igualar y mejorar las prestaciones del Grob o del Pilatus en cuanto a diseño y desempeño se refiere, trabajando en el cambio a material compuesto yaque el primer desarrollo fue totalmente en aluminio y ahora cuentan con fibra de vidrio, pero están ya muy avanzados para cambiar ese material a fibra de carbono. El trabajo incluyó, entre otros, la construcción de un motor más grande y la inclusión de un tren retráctil.

18157106_759050600935564_4593542118796616431_n

Estamos hablando de un trabajo de desarrollo tecnológico muy importante en el que nuestros ingenieros se han metido de lleno a la elaboración de las piezas, hemos generado desde nuestros pistones hasta las piezas más mínimas del motor. Son casi cinco años de trabajo desde que comenzamos la construcción del primer prototipo hasta ahora”.

Ahora en colaboración con la Universidad Aeronáutica en Querétaro (UNAQ) la empresa espera fabricar el fuselaje con materiales compuestos, para después dar paso a la integración de la tecnología del primer prototipo con el diseño del segundo.

Un avance importantísimo en el proyecto surgió con la firma del convenio con la Fuerza Aérea Mexicana con la  finalidad de realizar investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación aeronáutica y militar en aspectos de diseño e ingeniería.

El acuerdo se firmó en el marco de la Feria Aeroespacial México (FAMEX) 2017 e involucra servicios de mantenimiento de aeronaves, así como el desarrollo y fabricación de equipo de apoyo terrestre y aeronáutico además de asesoría en registro de patentes.

18198351_759050587602232_5222771964075729263_n

El primer prototipo de avión para usos militares y de entrenamiento conocido como Pegasus PE-210A, fue presentado al público por primera vez en FAMEX 2015. Su diseño, que incluye un ala canard la cual permite al avión mantener estabilidad en niveles bajos del suelo, también destaca por el uso de materiales compuestos que le ofrecen ligereza, en comparación con otras aeronaves. Sólo las alas están elaboradas con aluminio, una hélice pusher enductada, biplaza en asientos tándem, con mandos de bastón al frente, el avión alcanzara alrededor de 500 kilómetros por hora.

El primer equipo (Pegasus PE-210) ha sumado entre las 150 y 180 horas de vuelo, dentro de un programa de ensayos desarrollado en conjunto con el Instituto Politécnico Nacional (IPN) donde se han comprobado -hasta el momento- los sistemas de dirección del timón, planta motriz, frenos, hélice, rotaciones y rodaje de alta velocidad.  Con el primer prototipo se podrán ajustar los detalles, para que un nuevo avión el P-400T, sea comercializado. El avión –aunque puede ser utilizado en operaciones civiles- va encaminado a operaciones  militares como entrenamiento, observación, vigilancia aérea, intercepción, coordinación de ataque aéreo, entre otras.

Si deseas conocer más sobre el primer prototipo puedes seguir el siguiente enlace:

http://mexaeroespacial.blogspot.mx/2015/05/presentan-el-primer-prototipo-de-avion.html

Con información de la Agencia Informativa Conacyt e Infodefensa

1 Comentario
  1. Kevin 2 meses

    Ojala y que la sedena brinde apoyo económico a este proyecto y que en un futuro cercano se diseñe otro avión a reaccion, acientos de eyección y se realicen mejoras en la avionica.

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CONTACTO

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Enviando

©mexicoaeroespacial by SYNAPSES

Ventas:  ventas@mexicoaeroespacial.com

México

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Abrir la barra de herramientas