Por José A. Quevedo

Durante el ejercicio de Defensa Nacional realizado en octubre de 2022, en el Centro Nacional de Adiestramiento, ubicado en Santa Gertrudis, Chihuahua, la Fuerza Aérea Mexicana, utilizo cuatro escuadrillas de aviones turbohélice T-6C Texan II, en ejercicios de fuego real con cohetes y ametralladoras, siendo mostradas por primera vez las capacidades de fuego de los tejanos  mexicanos.

Siendo así que seis aviones fueron artillados con dos tubos lanzacohetes LAU-68 de siete bocas con cohetes no guiados de aletas plegables Wrap-Around Fin Aerial Rocket (WAFAR) de 2.75 pulgadas, para realizar misiones de ataque aéreo contra instalaciones logísticas del adversario simulado.

Los cohetes de 70 mm (2,75 pulgadas) desempeñan una variedad de misiones ya que el apoyo aéreo cercano (CAS) o el ataque de combate cercano (CCA) es un elemento importante del campo de batalla moderno. Los sistemas de cohetes aire-tierra están a la vanguardia para proporcionar un alto nivel de eficacia terminal a bajo costo. Los sistemas de cohetes son efectivos contra la mayoría de los objetivos del campo de batalla, como vehículos blindados ligeros, infraestructura y embarcaciones ligeras. También pueden abordar misiones como marcar objetivos o mostrar fuerza.

Los aviones equipados con un sistema de cohetes de 70 mm son plataformas ideales que responden a diferentes requisitos militares y diferentes perfiles de misión que brindan capacidades defensivas mejoradas y una capacidad orgánica para reducir las amenazas en una zona operativa.

Por su parte siete aeronaves T-6C fueron artilladas con dos Pod FN Herstal FN HMP250 con una ametralladora pesada FN M3P calibre .50 de fabricación belga, la cual tiene capacidad para 250 cartuchos, con una cadencia de 1,025 disparos por minuto y un rango máximo de hasta 3,000 metros, para realizar misiones de ametrallamiento aire tierra.

La incorporación de aditamentos para portar sistemas de fuego aéreo y terrestre da a los tejanos de la FAM un nivel superior de operatividad, pudiendo satisfacer las necesidades de adiestramiento, reconocimiento, patrullaje, vigilancia e intercepción aérea, así como otras misiones dentro del territorio nacional.

En el 2020 se aprobó un programa de adquisición de armas para los tejanos de la Fuerza Aérea para poder tener 60 contenedores para equipar a 30 aviones T-6C+ con este sistema de armamento aire-aire y aire-tierra con sus respectivos accesorios, herramientas, repuestos, documentación técnica y adiestramiento para su operación y mantenimiento, para la vigilancia e intercepción como complemento del sistema de defensa aérea.

La Fuerza Aérea Mexicana opera el T-6C en los Escuadrones Aéreos:

  • 201, en Cozumel
  • 202, en Tuxtla Gutiérrez
  • 203 en Ensenada,
  • 204 en Hermosillo
  • 205 en Chihuahua

Los T-6C están asumiendo ya los roles para misiones de vigilancia y adiestramiento además de las misiones de apoyo aéreo cercano que tenían los PC-7.

Esto nuevos sistemas permiten disparos vía control remoto y lleva un sistema de aviso para que el piloto sepa cuando al contenedor le quedan al menos cien cartuchos. Además, la Sedena ha señalado que los contenedores, al estar certificados por la empresa fabricante de los aviones T-6C+, garantizan su empleo sin que se afecte la estructura de las aeronaves.

Este sistema de armamento se integra al sistema de armas de la aeronave, pudiendo emplearse en cualquier condición meteorológica, siendo de fácil remoción y bajo mantenimiento.

Aunque su principal función es el entrenamiento, los tejanos tienen capacidades de ataque ligero. Poseen seis puntos duros bajo las alas, y pueden artillarse en el caso mexicano con bombas convencionales de propósito general Mk.81 de 250 lb, lanzacohetes o ametralladoras además de dos tanques de combustible externo para extender su autonomía.