Polonia concluyó su programa de adquisición de cazas con la firma de una Carta de oferta y aceptación (LOA) para adquirir  32 aviones F-35A de despegue y aterrizaje convencional (CTOL) con entregas iniciales a partir de 2024.
Con la selección del F-35A, Polonia se convierte en la decimocuarta nación y el décimo país de la OTAN en unirse al programa F-35 a través de un contrato por valor de 4.600 millones de dólares con lo que se reemplazaran los anticuados aviones militares soviéticos que opera. Polonia para su defensa aérea cuenta con aeronaves Lockheed Martin F-16 Block 50.

«Esta compra cambiará definitivamente la imagen de las fuerzas armadas polacas  que pasará a contar con una fuerza capaz de garantizar nuestra seguridad y nuestra defensa a un nivel hasta ahora imposible para nuestras fuerzas armadas«, afirmó el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki.
«Los fuertes lazos de cooperación militar y en materia de seguridad entre Polonia y Estados Unidos es algo que no sólo beneficia a la propia Polonia, sino que lo hace al conjunto de los países de la OTAN«, dijo por su parte la embajadora de los Estados Unidos en Varsovia, Georgette Mosbacher.
Polonia está en el grupo de países de la OTAN que gastan al menos el 2% del Producto Interno Bruto (PIB) en defensa, el objetivo de gasto mínimo propuesto por la Alianza en su cumbre de 2015.
De hecho, en 2017 Varsovia acordó aumentar el gasto militar gradualmente, para pasar del actual 2% al 2,5% del PIB en 2032. Cada F-35A, cuesta unos 76 millones de euros. Actualmente disponen de este modelo de avión las fuerzas aéreas de Estados Unidos, Australia, Reino Unido, Israel, Italia y Noruega.
Mariusz Błaszczak, el jefe del ministerio de defensa polaco, firmó en febrero de 2019 el Plan de modernización técnica en el que se describe las prioridades de armas del país. ”Durante la presentación del plan, Błaszczak sugirió que la adquisición de 32 aviones de quinta generación era una prioridad”,
Błaszczak y el presidente polaco Andrzej Duda visitaron en abril de 2019, la base de la fuerza aérea polaca en Varsovia, donde Duda enfatizó la necesidad de reemplazar los MiG-29 y los Su-22 de fabricación soviética. La fuerza aérea polaca debería operar el mejor caza del mundo, dijo Duda durante la visita. Błaszczak, por su parte, llamó al F-35 la “clave del éxito”.
El diseño y los equipos electrónicos del F-35 hacen que sea difícil de rastrear por los  misiles avanzados tierra-aire, como los S-300 SAM de largo alcance que Rusia despliega en su enclave de Kaliningrado al norte de Polonia”. Comprar los F-35 rápido significa pasar por alto la competencia habitual. Los observadores esperaban que Boeing con su F/A-18E/F  y F-15, Saab con su Gripen y Eurofighter con el Typhoon más Lockheed con el F-35 y el F-16, compitieran por la licitación polaca.
Si Polonia adquiere F-35, su flota de cazas probablemente se reducirá. A mediados de 2019, la fuerza aérea polaca opera 31 MiG-29, 18 Su-22 y 48 F-16. Los F-35 reemplazaran  a las 49 aeronaves de la era soviética.
U.S. Air Force photo by Airman 1st Class Alexander Cook)